Nuestro Karate

El Arte Del Karate-do

 El Karate es una arte milenario arte cuyos orígenes tal cual se conocen en la actualidad provienen de la isla de Okinawa. Posee en el mundo mas de 20 millones de cultores, atraídos por el desequilibrio emocional propio de la época y su sugerencia de paliativos eficaces y con su carga de contenido filosófico, el Karate do en una conjunción de varios ideales: Perfeccionamiento físico, defensa personal, superación mental y espiritual.

En el aspecto técnico se trata de un efectivo sistema de defensa personal, el cual a través de la práctica metódica logra un mayor aprovechamiento integral de la energía potencial, la estimulación de los reflejos y el desarrollo de la intuición.

Al mismo tiempo va dotando al practicante de inquebrantable voluntad y fe en sus propias potencialidades en un marco de humildad, respeto y tolerancia, lo que hace que este arte haya contribuido notablemente ayudando a que las personas se alejen de la droga y el alcohol.

Su practica constante es el camino directo que conduce a su esencia, forjando en su trayecto una mente limpia, un cuerpo sano y un espíritu enriquecido. Es sin lugar a duda un espectacular sistema de acondicionamiento físico, un sistema único de relajación y meditación que le hará eliminar para siempre el estrés que diariamente absorbe.

 

 

El Deporte y La Competencia en los Niños

Resulta preocupante el lugar asignado al deporte de nuestros niños en su formación integral, en la educación. El concepto mundialmente aceptado de la salud y el individuo como ser bio-psico-social, no ha podido ser digerido por muchos . Consideran al deporte como recreación y esparcimiento, donde, sanamente, los niños consumen su “tiempo libre”. Dramáticamente la realidad es otra.

El deporte es la herramienta mas segura y eficiente para el adecuado desarrollo físico e intelectual de nuestra juventud. Además, permite estructurar la personalidad con base en experiencias y roles asumidos durante su práctica. Esto se traduce en patrones de conducta sólidos, dinámicos y compatibles con la sociedad contemporánea.

El deporte para el niños no representa, solamente, el uso del tiempo ocioso, empleado en actividades no dañinas, lo cual es muy importante. Más bien simboliza una asignatura o materia, tan indispensables como la matemática o el lenguaje, si se preocupa el deseable crecimiento y desarrollo, físico y mental de ese niño.

El deporte en los niños encarna su actividad central. El juego es su trabajo y lo que más le gusta. Lo más exquisito y preferido. Esto hace que ellos generen y canalicen toda la energía vital, aun sin saberlo. Se magnifica la voluntad, se evidencian las variadas capacidades, se obtiene finalidad y práctica del acto y por ende, el niño cumple objetivos previamente trazados. Nos referimos a organización, planificación, estrategia, capacidad individual, tenacidad, esfuerzo, constancia, logro de objetivos y metas. Y algo fundamental: se aprende de las crisis y los fracasos. ¿No es así, tanto la vida misma como el futuro que les aguarda en el mundo cambiante y altamente competitivo?

¿Cómo se logra la calidad total? El niño deportista juega a la vida de adulto desde la segura plataforma de la fantasía de su juego, el deporte y la competencia. La necesidad de satisfacer el logro le impide andar por caminos, muchas veces oscuros; el ocio, la prostitución, el alcohol y la droga.

El niño abandonado por uno de sus padres, o simplemente huérfano de alguno, maneja mejor la carencia, la deficiencia, adolece menos porque ama a su deporte preferido, al cual profesa respeto, esfuerzo, dedicación y sobre todo, mucho tiempo.

El Karate y El Niño

Contrariamente a los muchos suponen, la practica del Karate-do en los niños no provoca violencia ni lesiones de ninguna naturaleza. El niño aprende desde el principio a controlar el aspecto muscular y la faz agresiva. Las clases se desarrollan en un marco de sano compañerismo y respeto mutuo.

Esta comprobado científicamente que la práctica del Karate-do actúa en el niño como un eficaz y natural método para afianzar una sana personalidad. En síntesis, el Karate-do le brindara al niño: un eficaz método de defensa personal, coordinación psicomotriz, destreza, reflejos ,capacidad de reacción, descarga energética, deshinibición, disciplina, concentración, desarrollo intuitivo, dominio de sí mismo, voluntad y fé inquebrantables, humildad, tolerancia, responsabilidad, recreatividad, sentido de camaradería, respeto hacia sus compañeros, profesores y por extensión a su familia y a la sociedad.

Un niño apto físicamente, psíquicamente y espiritualmente es un niño feliz preparado para enfrentar la vida y triunfar en ella.